lunes, 24 de noviembre de 2008

Una Infancia Perdida

A lo largo de todo el año simpre se ve en cualquier periodico, en cualquier medio de comunicación y en cualquier esquina de cualquier pais, a estos seres tan indefensos (a los niños y niñas), intentando seguir luchando un día más por sobrevivir (a mí personalmente se me rompe el alma en millones de pedazos, cada vez que veo a un niño o niñá en esa situación y siento la impotencia de que lo que e hecho es poco y deveria hacer algo más por ellos, por ellos que se lo merecen todo), un día más por llevar algo a su casa para que su familia tenga algo que llevarse a la boca. Pero ellos han perdido lo que nunca devieron perder, su infancia, su inocencia, su dulzura de ser un niño. Ellos nunca sabrán que hay leyes que prohibe a sus paises que ellos trabajen, pues tienen que alimentar a sus hemanos, hemanas, madre y a su padre; pues tiene que estar todo los dias luchando por callar la voz del hambre en sus estómagos.

Estas navidades que se aproximan, para ellos seguira siendo como un día normal, será levantarse temprano para ir en busca del alimento que un día más les haga seguir luchando al día siguiente, luchar por la supervivencia, luchar por seguir el camino que no tiene fin.


Os dejo un enlace para que veais una minima parte de lo que ellos sufren, y de lo que los demás no ven o vemos, apartando la mirado para otro lado, pero sabiendo que esta sucediendo esto en nuestro mundo civilizado.


http://www.abc.es/multimedia/infografias/310722.asp

7 comentarios:

S. dijo...

Hace poco terminé de leer "La Regenta" para una clase y no pude pensar en alguno de los soliloquios de Ana Ozores en que habla de que lo único que le parte el corazón es ver a los niños de la calle sufriendo.

Paso rápido así que checaré el enlace después.
Un abrazo.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

En esta zona, se ven muchos, muchísimos niños en la calle, haciendo cualquier cosa para sobrevivir. Inclusive los mismos padres los arrastran a la inmundicia, a la prostitución, al robo. Tememos por el futuro, porque vemos que esos niños se están juntando y quieren revancha. Están enojados con el mundo, con los otros seres humanos y nos van a hacer sentir el odio que fueron acumulando. Si te fijas en las noticias, verás que en BsAs (Argentina), en Brasil y también en otros países se forman grandes grupos de niños que arrasan todo a su paso (roban, lastiman,etc).
Los gobiernos que podrían prevenir esto, no lo hacen... están más ocupados robando para sí mismos...

Fuga dijo...

Has tocado un tema que me llega muy dentro,la infancia...debería ser feliz y con todo el amor del mundo, desgraciadamente no es así en una inmensa mayoría de países.
No soporto el maltrato infantil !!!

Un abrazo.

carlos dijo...

Extraña "civilización" ésta que, no es que lo permita (que con decir que es ilegal acalla conciencias) sino que tan poco hace por evitarlo.
Porque siempre es poco,porque un 0´7% no es poco,es ridículo.
Pero que al mismo tiempo,un poco que se haga ya es mucho.
Y tu entrada,el enlace,tus palabras es mucho.Enhorabuena!
Un abrazo!

MARIO ALONSO dijo...

A mí también se me parte el corazón en mil pedazos, y me recorre un escalofrío por el cuerpo con cada noticia que tiene a la infancia como triste protagonista.

Proteger a los niños debería ser nuestro mayor deber, acabar con ese sufrimiento, ofrecerles al menos una oportunidad de ser niños, permitirles crecer a su ritmo y tener un futuro...

Pero esto son palabras vacías, porque ni tú ni yo tenemos la llave para solucionar estos gravísimos problemas. La solución -si la hay- está muy por encima, a otros niveles... donde parece que quienes tienen el poder se preocupan más por si sube o baja el petróleo, y no miran a los millones de personas (niños muchísimos de ellos) que mueren de hambre cada día o que viven en condiciones en las cuales preferirían no tener que respirar.

Es muy duro, ojalá algo cambie... y poco a poco esto se pueda solucionar.

mariajesusparadela dijo...

Buena entrada.
Y, buena clientela.
La paciencia es la que nos va rodeando de gente que nos comprende y nos aprecia. Me alegro mucho por ti, que necesitabas compañía.
Enhorabuena.

AAN dijo...

Y nosotros preocupándonos porque él no nos llama por teléfono...